Derecho Bancario en Panamá

La República de Panamá es actualmente uno de los principales centros bancarios a nivel mundial. Esta aseveración se pone de manifiesto por el establecimiento de más de 100 bancos nacionales e internacionales, de reconocida trayectoria e importancia en el ámbito financiero internacional.

Fue precisamente en atención a esta realidad, que nuestro país promulga el Decreto Ley No. 9 de 1998, por el cual se crea la Superintendencia de Bancos y se reforma el régimen bancario, en un afán por parte del gobierno nacional, así como demás miembros del sector financiero en particular y de la sociedad civil en general, por mantener a la República de Panamá a la vanguardia en lo que a la prestación de servicios bancarios se refiere, poniéndose a tono con las últimas tendencias y convenios internacionales en esta materia.

El centro bancario panameño ofrece un sin número de atractivos para el inversionista, tanto local como extranjero, debido a la amplia trayectoria en materia bancaria, con la que cuenta nuestro país y la estabilidad de un centro financiero que ha sabido conjugar los principios y normas propias de un sistema que tiene como piedra angular la protección de la identidad y demás información relativa a las actividades comerciales de sus clientes (secreto bancario, fiduciario, etc.).

Además, Panamá ha suscrito diferentes convenios internacionales en materia de prevención de lavado de dinero y demás actividades ilícitas en materia financiera; realidad esta que ha permitido al Centro Bancario Panameño alcanzar en la actualidad altos niveles de transparencia y credibilidad en el ámbito internacional.

Nuestra Firma, se especializa por brindar asesoría relativa a operaciones bancarias, caracterizadas en su mayoría por su complejidad, ante las instituciones bancarias e instituciones de control como La Superintendencia de Bancos. Además brinda asesoría a instituciones bancarias, tanto nacionales como internacionales, en los diversos aspectos relacionados con el giro habitual de sus actividades, tales como el trámite de licencias bancarias, fusiones y adquisiciones de otros bancos.